Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/MONOGRÁFICOS
ISS, un laboratorio en órbita
 
 
Conoce Comprende Enciclopedia
    ARTÍCULO      GALERÍA DE FOTOS
 UNA GRAN PLATAFORMA PARA LA INVESTIGACIÓN
Imprimir Enviar Guardar
 
 
 
La Estación Espacial Internacional está habitada de forma permanente desde el año 2000.

La Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) es una estación espacial en órbita terrestre permanente, diseñada y puesta en funcionamiento por la Agencia Espacial Europea (ESA) y las agencias espaciales de Estados Unidos, Rusia, Canadá y Japón. Además, ha sido visitada por astronautas procedentes de 16 países. Su principal objetivo es facilitar su infraestructura para la investigación en órbita además de aportar apoyo logístico y técnico para las misiones espaciales de las diversas agencias que la gestionan. Asimismo, la ISS supone una gran plataforma de investigación para diversos estudios científicos y tecnológicos como productos de fabricación espacial, astronomía, detección terrestre a distancia, mecánica de materiales y fluidos, desarrollo de plantas y animales, biotecnología, etc. Todos estos conocimientos, además del estudio de la vida en el espacio, serán básicos para que, en un futuro no muy lejano, el hombre sea capaz de llegar a Marte o construir una base permanente en la Luna.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
La ISS presenta las siguientes características técnicas: tiene una anchura de 108 m y una longitud de 74 m. Por otro lado, su altitud orbital es de 400 km, su inclinación orbital es de 51,6 ° y su velocidad alcanza los 29.000 km/h. El período de rotación llega a 90 mn y su peso total es de 415 t. Respecto al espacio habitable, este es de 1.300 m2, con capacidad para alojamiento permanente para siete astronautas. Asimismo, posee un sistema de comunicaciones por satélite para cobertura continua.

La estructura principal consta de varios módulos: entre ellos, un módulo de servicio con tres compartimientos presurizados, un módulo de conexión entre zonas de trabajo, vivienda y ensayos, un laboratorio de la NASA, una vivienda para la tripulación (con literas, instalaciones higiénicas y una clínica para curas de urgencia), un módulo de la ESA, un módulo de experimentos de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), un laboratorio no presurizado y una plataforma diseñada para albergar aparatos científicos a cielo abierto. Además, la estructura presenta un brazo móvil MSS, un grupo de paneles fotovoltaicos principales (cuya potencia alcanza los 110 kW), un conjunto de radiadores térmicos y varios puertos de acoplamiento para naves espaciales.


UN RECORRIDO HISTÓRICO
La actual Estación Espacial Internacional surgió a raíz del programa espacial Freedom emprendido por el gobierno de Estados Unidos. En 1984, el presidente Ronald Reagan anunció la intención de desarrollar una estación orbital permanente, que después se conocería como Estación Espacial Freedom. No obstante, debido a las restricciones presupuestarias, el proyecto se demoró. En 1993 se abandonó el proyecto Freedom y el presidente Bill Clinton decidió relanzar la estación Alfa, germen de la posterior ISS. Un año después, se acordó la inclusión de componentes de la estación soviética Mir y comenzó la construcción del primer componente, el módulo ruso Zarya. En 1995 se avanzó en la colaboración entre Rusia y Estados Unidos cuando varios astronautas estadounidenses residieron en la Mir. Sin embargo, en 1996 surgieron los primeros problemas cuando la escasez de fondos provocó que Rusia retrasase la fecha del lanzamiento del módulo Zarya. Al año siguiente, el Congreso de Estados Unidos aprobó un presupuesto de 200 millones de dólares para asegurar el futuro de la ISS.

Finalmente, por el acuerdo firmado en Washington en enero de 1998 entre Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá, se decidió construir la ISS, con el objetivo de relanzar la investigación científica y tecnológica en el espacio. En los acuerdos de Washington, se especificó el entorno legal en el que debían incluirse las patentes de los posibles descubrimientos que se llevaran a cabo en la estación, y se decidió que se asignasen al país que hubiera fabricado el módulo en el cual hubiera tenido lugar el descubrimiento. En noviembre de 1998 se lanzó el módulo Zarya y en diciembre se le unió el módulo estadounidense Unity. En julio de 2000, el módulo de servicio Zvezda alcanzó la órbita que le llevaría hacia los módulos Zarya y Unity. Asimismo, en noviembre llegó la primera tripulación del complejo espacial, formada por el comandante estadounidense William Shepherd y los oficiales rusos Yuri Gidzenko y Serguéi Krikaliov. Un año después, se puso en órbita el laboratorio Destiny. Además, también en 2001, el empresario estadounidense Dennis Tito se convirtió en el primer turista espacial al permanecer en la estación espacial durante ocho días. En 2003, el trágico accidente del transbordador Columbia durante su regreso a la Tierra provocó la suspensión temporal del programa de los transbordadores Shuttle, lo que demoró el proceso de construcción de la ISS. Así, el mantenimiento y el relevo de tripulaciones quedó vinculado a las naves rusas Soyuz y Progress. Asimismo, en octubre de 2003, el astronauta Pedro Duque se convirtió en el primer español en visitar la ISS.

En 2004, los tripulantes Michael Foale y Alexandr Kaleri realizaron el primer paseo espacial que involucraba a la totalidad de la tripulación. En agosto del año siguiente, el ruso Krikaliov batió el récord de tiempo acumulado en el espacio, al superar los 747 días y 14 horas repartidos entre distintos vuelos espaciales y sus estancias en las estaciones Mir e ISS. En 2006, se reanudaron las tareas de ensamblaje de la estación. Por otro lado, en junio del mismo año una pieza de basura espacial pasó a cerca de 2 km de la ISS. Este suceso provocó una grave situación de alarma y se iniciaron preparativos para una evacuación de urgencia de la estación, que finalmente no fue necesaria. En 2008, el módulo Columbus de la ESA fue ensamblado a la ISS. En marzo de 2009 un objeto espacial estuvo en ruta de colisión con la ISS, lo que activó un plan de contingencia debido a la demora en detectar el incidente desde Houston. Como medida de precaución, los astronautas abordaron la cápsula rusa Soyuz, cerraron las compuertas respectivas y activaron el control automático de la ISS. Finalmente, el objeto no impactó. También en marzo del mismo año se añadieron nuevos paneles solares y en agosto se acopló el módulo logístico multipropósito (MPLM) Leonardo, con un conjunto de aprovisionamientos y equipos cuyo objetivo era contribuir al aumento de la capacidad de alojamiento de la ISS. Además, en septiembre fue lanzado desde el módulo HTV-1, de la JAXA, un vehículo de carga no tripulado de un solo uso. En febrero de 2010, se completó la instalación del módulo Tranquility, que incluía la estructura denominada la Cúpula, un domo dotado de siete ventanas de observación. En marzo de 2011, el módulo multipropósito Leonardo quedó instalado de forma permanente en la ISS, como un nuevo módulo presurizado.


PRINCIPALES ACTIVIDADES CIENTÍFICAS
Los principales ámbitos de los experimentos realizados en la ISS son el análisis de la cristalización de proteínas, el estudio de la vida en microgravedad, la naturaleza del espacio, los efectos de la polución y la observación de la Tierra. Respecto al primer tema, en el espacio los cristales de proteínas pueden crecer de forma más pura que en la Tierra. Debido a ello, los experimentos realizados en la ISS han mejorado la comprensión de la naturaleza de las proteínas, las enzimas y los virus, lo que ha contribuido al desarrollo de nuevos fármacos. En cuanto al segundo tema, los astronautas estudian en órbita los efectos que puede provocar sobre los humanos una larga exposición a la baja gravedad del espacio, como atrofia muscular, cambios en el funcionamiento del corazón, arterias y venas, y la pérdida de masa ósea, entre otros muchos. Para estas labores biomédicas, se usa el módulo centrífugo, que utiliza una fuerza centrífuga para crear gravedad artificial en una jerarquía que abarca desde la gravedad cero hasta el doble que en la Tierra. De esta manera, se puede simular la gravedad terrestre, para actividades de comparación, o la de otros cuerpos celestes, que proporcionan datos útiles para futuros viajes espaciales. En cuanto al estudio de la naturaleza espacial, algunos experimentos se realizan en el exterior de los módulos de la ISS para analizar así el medio espacial, el vacío y los efectos de las partículas y la radiación espaciales sobre los materiales de la estación. Respecto a la polución, la ISS realiza un seguimiento de la evolución del smog sobre ciudades, la deforestación, los incendios forestales y los vertidos tóxicos en el mar. La privilegiada ubicación de la estación permite un enorme nivel de nitidez y de estudio al detalle de estos fenómenos, mucho mayores que los de cualquier aparato terrestre. Por último, las observaciones desde órbita contribuyen al estudio de los cambios en nuestro medio ambiente a largo plazo gracias al análisis de los efectos de la irrupción de volcanes, la búsqueda de antiguos impactos de meteoritos y la evolución de huracanes y tifones, entre otros fenómenos.

Al margen de estos grandes ámbitos temáticos, también se han desarrollado otros experimentos más específicos. En la tecnología de materiales, se ha estudiado el crecimiento de cristales para determinados componentes electrónicos y láser, los procesos de fundición para aleaciones especiales, el crecimiento de zeolitas y los fenómenos de polarización. Todos estos procesos se han investigado en ausencia del campo gravitatorio terrestre. En física de fluidos, se ha averiguado que la microgravedad puede desempeñar un papel esencial, ya que se eliminan las sedimentaciones. Además, se han podido elaborar fluidos en ausencia de recipientes, así como analizar fenómenos críticos de superconductividad. Asimismo, la ausencia de los efectos gravitatorios en los procesos de combustión ha contribuido a comprender mejor el fenómeno del quemado en gotas, algo fundamental para aprovechar mejor la energía de los motores. Por último, en el ámbito de la biotecnología, se ha descubierto que las técnicas de difracción por rayos X se ven mejoradas en condiciones de microgravedad, lo que facilita el estudio de cultivos de tejidos vivos.


Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |