Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
ENTENDER EL MUNDO/ARTÍCULOS TEMÁTICOS
Derecho internacional, cómo regular el mundo
 
Conoce Enciclopedia
 
    ARTÍCULO      GALERÍA DE FOTOS
 DERECHO INTERNACIONAL Imprimir Enviar Guardar
 
  El Palacio de la Paz es la sede de la Corte Internacional de Justicia, órgano judicial de la ONU.

El derecho internacional es un conjunto de normas que regulan diferentes sectores de la realidad, más allá del ámbito espacial de un Estado. Se distingue entre el derecho internacional público y el derecho internacional privado.

- El derecho internacional público es un conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones entre Estados y organizaciones internacionales.

- El derecho internacional privado es un conjunto de normas jurídicas de cada Estado que se ocupa de la regulación jurídica de las relaciones privadas internacionales, relaciones entre particulares en las que aparecen elementos de extranjería (por ejemplo, cuando un español se casa con una peruana en Francia).

El derecho internacional público es diferente e independiente del derecho internacional privado. Regula las relaciones entre sujetos con personalidad jurídica internacional (Estados y organizaciones internacionales) con unas normas establecidas solamente dentro del ámbito internacional (como los convenios y la costumbre internacional) y que constituyen un ordenamiento distinto del derecho de cada Estado.

En cambio, el derecho internacional privado regula situaciones internacionales que afectan a sujetos privados (las personas) mediante unas normas jurídicas propias del derecho estatal que constituyen una rama más del derecho de cada Estado.


RELACIONES INTERNACIONALES
La función del derecho internacional público no puede entenderse sin tener en cuenta el marco social en que este derecho se origina y se aplica. Es en el ámbito de la sociedad internacional donde se configuran los grupos humanos organizados –de entre los cuales los más importantes son los Estados–, las relaciones y los intereses que regula el derecho internacional público. Así, la sociedad internacional se compone de un conjunto de grupos o de organizaciones políticas, económicas o de carácter ideológico capaces de actuar o relacionarse más allá de las fronteras político-territoriales. Por tanto, quedan excluidos los grupos o las organizaciones cuya actividad solo se desarrolla y produce efectos dentro de las fronteras de un único Estado.

La sociedad internacional está fundamentalmente integrada por Estados soberanos e independientes. Esta sociedad internacional se caracteriza por la descentralización del poder político, de manera que no existe una autoridad central y única que garantice el orden social, a pesar de las tentativas por establecer algún tipo de autoridad institucional que imponga a los Estados el cumplimiento de determinadas conductas exigidas por el derecho internacional público.

Las relaciones internacionales aluden a los diversos contactos (políticos, económicos, culturales, etc.) que se establecen entre los integrantes de la sociedad internacional, más allá del ámbito estatal. Al derecho internacional público le interesan las relaciones internacionales que se originan a partir de la extensión, en la sociedad internacional, de una determinada forma de organización económica (el capitalismo, que da pie a un conjunto de relaciones permanentes de alcance mundial, sobre la base del comercio internacional y la división internacional del trabajo) y de organización política (el Estado moderno, forma de organización política establecida sobre un territorio delimitado por fronteras, donde se ejerce plenamente y en exclusiva el poder, independientemente del exterior).


EL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO


El derecho internacional público es un conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones entre los Estados y otros sujetos previstos en el sistema internacional, y que establecen unos derechos, unos deberes y unas sanciones.

LAS NORMAS
Las normas del derecho internacional público no se establecen por decisión de un solo Estado, sino por acuerdo entre dos o más Estados, que son, fundamentalmente, los encargados de aplicar el derecho internacional público. A falta de una autoridad superior que centralice las competencias de creación, interpretación y aplicación del derecho internacional público, son los Estados los que, ejerciendo su soberanía, asumen estas tareas. El derecho internacional público se caracteriza, pues, por su relativismo; es decir, la creación y aplicación de sus normas depende básicamente de la voluntad del Estado. Dicha voluntad no debe manifestarse necesariamente de forma particular, sino que puede deducirse de un consenso general entre los Estados en determinadas materias, o a través de las normas emanadas de las organizaciones internacionales a las que los Estados han concedido la capacidad de crear las reglas de cada organización, aceptadas previamente por los Estados integrantes. Por tanto, no todas las normas del derecho internacional público obligan a todos los Estados, ni tampoco lo hacen del mismo modo. Todo depende de la voluntad del Estado y de su consentimiento para obligarse.

En derecho internacional público se pueden crear normas a través, principalmente, de tres mecanismos: los convenios o tratados internacionales, la costumbre internacional y los principios generales del derecho.

- Los tratados internacionales son acuerdos de voluntad entre sujetos de derecho internacional (como los Estados o las organizaciones internacionales) cuyo objetivo es producir efectos jurídicos.

- La costumbre internacional supone la existencia de una práctica generalizada entre sujetos del derecho internacional público, de la que deriva la convicción de hallarse ante una obligación jurídica internacional.

- Los principios generales del derecho son principios comunes deducibles de las normas convencionales (tratados), de las consuetudinarias (costumbre) o de los ordenamientos jurídicos de los Estados, que son aplicables en el ámbito internacional. Estos principios sirven para aportar soluciones a casos concretos no previstos en ninguna norma internacional.

Los actos unilaterales de los Estados son declaraciones de voluntad mediante las cuales manifiestan su consentimiento para considerarse obligados jurídicamente a actuar de una forma concreta respecto a una situación determinada. La gran mayoría de las organizaciones internacionales, según lo que determinen los tratados por los que se han creado, pueden emitir resoluciones de las cuales deriven derechos y obligaciones internacionales. La jurisprudencia (formada por decisiones tomadas en los tribunales internacionales) y la doctrina (el conjunto de escritos de autores que cuentan con cierto prestigio sobre temas de derecho internacional público) son medios auxiliares para determinar las normas jurídicas que se pueden aplicar a un caso determinado.

En derecho internacional público la única jerarquía de normas no está basada en su origen, sino en su contenido. Ello implica distinguir las normas dispositivas (que pueden ser modificadas o derogadas por acuerdo de los Estados) de las normas imperativas (reconocidas por la comunidad internacional y que solo pueden ser modificadas por normas posteriores de la misma naturaleza). La superioridad jerárquica de las normas imperativas, que aseguran un mínimo orden público internacional, supone la nulidad de cualquier norma internacional que se oponga a ellas. Ejemplos de normas imperativas de derecho internacional son la prohibición de la esclavitud y del genocidio.


LOS SUJETOS
El principal sujeto de la sociedad internacional es el Estado, que se define por cuatro elementos: un territorio definido –un espacio sobre el cual ejerce de forma exclusiva y plena sus competencias soberanas–; una población estable –individuos nacionales del Estado y extranjeros que residen en él–; una organización política o de gobierno –para el control de la situación en el interior de las fronteras estatales y con unos órganos que representan al Estado en sus relaciones exteriores– y la soberanía –competencias atribuidas al Estado por el derecho internacional público con igualdad e independencia de otros Estados–. Los Estados son los únicos creadores y destinatarios directos de las normas jurídicas internacionales. La subjetividad internacional consiste en la capacidad de ser titular directo e inmediato de derechos y de deberes reconocidos por el derecho internacional público.

Los otros sujetos de la sociedad internacional actúan de forma más limitada: son destinatarios de algún sector (más o menos amplio, según el caso) del derecho internacional, de algunas de sus normas. Las organizaciones internacionales, como, por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas, son sujetos internacionales no estatales, dotados de personalidad internacional y creados por los Estados a través de tratados internacionales que delimitan el alcance de su actuación.

Otros sujetos son los movimientos de liberación nacional, los beligerantes y la Santa Sede. Los movimientos de liberación nacional son grupos humanos organizados que representan a un pueblo sometido a dominación colonial, racista o extranjera; su personalidad puede ser reconocida de forma particular, por cada Estado, o de forma colectiva, por decisión de la organización internacional correspondiente al territorio donde actúa el movimiento. Los beligerantes son grupos organizados en un territorio que luchan contra su Gobierno y que controlan, de hecho, una parte del Estado; se diferencian de los movimientos de liberación nacional porque la población del territorio no tiene reconocido el derecho a la libre determinación o, si lo tiene, el grupo beligerante no es suficientemente representativo. La Santa Sede, por su parte, es el órgano rector de la Iglesia católica, que tiene reconocida una amplia subjetividad internacional debido fundamentalmente a razones históricas; tiene su soberanía sobre el pequeño territorio que constituye el Estado de Ciudad del Vaticano.

En la sociedad internacional existen otros actores que, pese a su importancia, carecen de personalidad internacional. Por una parte, el individuo tiene derechos humanos tanto en el ámbito universal como en el regional. Por otra, las empresas transnacionales tienen filiales o sucursales en muchos países del mundo; su importancia para el derecho internacional radica en el hecho de que, desde el punto de vista económico, su relevancia es bastante superior a la de muchos Estados del Tercer Mundo, con los que a menudo establecen acuerdos sobre explotación de sus recursos naturales.

Las organizaciones no gubernamentales actúan en la sociedad internacional sin ánimo de lucro para conseguir el cumplimiento de objetivos de interés general. Son de carácter privado y su número es creciente, hasta el punto de que actualmente hay más de 5.000. Algunas tienen mucha influencia sobre la opinión pública y actúan como grupos de presión, sobre todo en temas de derechos humanos (como Amnistía Internacional) o de medio ambiente (como Greenpeace).


LA APLICACIÓN
En una sociedad internacional en la que el poder está descentralizado en manos de los Estados soberanos resulta difícil garantizar institucionalmente la aplicación del derecho internacional público. En la práctica, la aplicación de las normas jurídicas en la sociedad internacional se basa primordialmente en el autocumplimiento por parte de los destinatarios de las normas. Así, el derecho internacional público suele cumplirse espontánea y automáticamente por los Estados, dado que las normas internacionales derivan del acuerdo y consenso entre ellos.

A pesar de que resulte más difícil aplicar el derecho internacional público que el derecho interno de los Estados, existen mecanismos de control, de aplicación forzosa del derecho internacional público (básicamente en el sector de la protección internacional de los derechos humanos) y de determinación de la responsabilidad por violaciones de las obligaciones internacionales. La función básica de la responsabilidad es reparar los daños causados por un Estado que haya violado el derecho internacional. Así, la responsabilidad internacional se configura como relación jurídica entre el Estado autor de un hecho internacionalmente ilícito y el Estado o Estados lesionados por este hecho: el primero debe reparar los daños, y el segundo o segundos tienen derecho a exigir la reparación.

Otros mecanismos para asegurar la aplicación del derecho internacional público consisten en medidas de carácter unilateral, como las formas de represión a las que recurren los Estados que consideran lesionados sus derechos, a falta de un poder superior que asegure por otros medios la aplicación del derecho internacional (por ejemplo, la ruptura de relaciones diplomáticas de un Estado con otro); o en medidas coactivas de una organización internacional para restaurar el respeto del derecho internacional público (por ejemplo, las medidas que puede adoptar el Consejo de Seguridad de la ONU en caso de amenazas o rupturas de la paz y actos de agresión).


EL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO
Dado que el derecho internacional público lo aplican los Estados, es decir, los órganos estatales, para poder ser aplicado es preciso una incorporación o recepción del derecho internacional público en los derechos internos de cada Estado. Son las normas del derecho interno las que establecen cómo se integra el derecho internacional público en los derechos internos de cada Estado y cuáles son los órganos y los procedimientos internos que deben seguirse para que el Estado participe en la formación de las normas internacionales. Existe la obligación para todos los Estados de modificar su legislación para asegurar la ejecución de sus compromisos externos, y no es lícito invocar normas de derecho interno para justificar el incumplimiento de normas de derecho internacional público.

EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO


El derecho internacional privado es aquel sector del derecho de cada Estado que se ocupa de la regulación jurídica de las relaciones privadas internacionales. Estas son relaciones personales que trascienden las fronteras estatales o, dentro de un mismo Estado, las de una comunidad con derecho propio. Así, por ejemplo, los intercambios económicos conllevan que las personas se desplacen de una comunidad a otra y que establezcan relaciones jurídicas con miembros de otras comunidades. El incremento de las relaciones privadas internacionales es el resultado, sobre todo, del aumento de los movimientos internacionales de trabajadores (es creciente el número de trabajadores procedentes de países en vías de desarrollo que pasan a vivir y a trabajar en países desarrollados), de los desplazamientos derivados de la actual cultura del ocio (en especial del turismo) y de la globalización de la economía (apertura e integración de mercados, lo que permite la libre circulación de mercancías y la libre prestación de servicios más allá de las fronteras estatales).

El derecho internacional privado es internacional porque los supuestos que regula presenan un carácter internacional, y privado porque regula las relaciones jurídicas establecidas entre sujetos particulares, y no las relaciones establecidas entre sujetos con personalidad jurídica internacional, como es el caso del derecho internacional público.

No existe un derecho internacional privado único para todos los países. Las normas de derecho internacional privado son normas propias del derecho estatal (leyes, costumbres, convenios internacionales, etc.), de modo que constituyen una rama más del ordenamiento jurídico de cada Estado. Así, para regular las situaciones privadas internacionales, los tribunales y las autoridades españolas aplicarán solo las soluciones que proporciona el derecho internacional privado español. Por tanto, una relación privada internacional puede ser resuelta de forma diferente por los órganos de los distintos Estados, que aplican distintos sistemas de derecho internacional privado. Para salvar la relatividad del derecho internacional privado se han puesto en práctica diferentes medidas, como unificar normas de varios Estados mediante convenios o tratados internacionales de derecho internacional privado.


RELACIONES PRIVADAS INTERNACIONALES
La materia o el objeto que regula el derecho internacional privado son las relaciones privadas internacionales, relaciones entre sujetos privados que presentan uno o varios elementos de extranjería, es decir, circunstancias de hecho o de derecho que pertenecen al ámbito de otro Estado, ya sea de carácter personal (como la nacionalidad extranjera de una de las partes) o territorial (si el hecho acontece en otro Estado). El elemento de extranjería en estas relaciones jurídicas consiste en cualquier dato presente en la relación que no aparezca conectado con el país cuyos tribunales conocen del asunto. Así, por ejemplo, en la celebración de un matrimonio entre dos españoles residentes en Roma existen elementos de extranjería: la residencia de los contrayentes en otro país y el lugar de celebración del matrimonio.

Las relaciones jurídicas reguladas serán privadas porque en ellas o bien intervienen sujetos particulares, o bien puede intervenir un sujeto de derecho público (como un Estado o una organización internacional) que actúa como particular, y no ejerce funciones estrictamente públicas. No son objeto del derecho internacional privado las relaciones jurídicas internacionales en que interviene, por ejemplo, un Estado, pero ejerce las potestades que le son propias y no como particular, pues ya no se trataría de una relación en que las partes ocuparan una posición de igualdad, sino que el Estado, en tal caso, actuaría ejerciendo prerrogativas propias de un sujeto público, y, por lo tanto, se situaría en una posición privilegiada.


PROBLEMAS
El derecho internacional privado se estructura en tres grandes sectores que suscitan problemas: la competencia judicial internacional, el derecho aplicable a las relaciones privadas internacionales y la validez extraterritorial de los actos y de las decisiones de autoridades y órganos judiciales extranjeros.

En primer lugar, las normas de competencia judicial internacional determinan, por ejemplo, si un tribunal ante el cual se inicia un litigio por una relación privada internacional es competente para conocer del mismo.

En segundo lugar, si un órgano jurisdiccional no tuviese competencia judicial internacional para conocer sobre un litigio, se limitaría a declarar su incompetencia, sin entrar en el fondo del mismo. Pero si estima que es competente, para resolverlo se plantea otro problema: el derecho de qué Estado hay que aplicar para resolver las pretensiones de las partes en conflicto.

Finalmente, otro problema que se plantea en derecho internacional privado es el reconocimiento y la ejecución en un Estado de resoluciones judiciales extranjeras relativas a relaciones privadas internacionales.


DERECHO INTERREGIONAL
Existen Estados cuyo ordenamiento jurídico está compuesto por una pluralidad de sistemas jurídicos. Tales Estados se denominan plurilegislativos y según su estructura se distingue entre los Estados federales y los Estados de tipo regional.

Los Estados federales son aquellos que pertenecen a una federación de Estados soberanos, cada uno de los cuales tiene su propia organización judicial y su derecho. Por este motivo, las relaciones privadas interfederales son muy parecidas a las relaciones privadas internacionales, ya que de igual modo se plantean problemas de competencia judicial, de derecho aplicable y de validez de resoluciones dictadas por autoridades de otros Estados.

En los Estados de tipo regional existe un solo Estado soberano que ostenta una autoridad política común, con una organización judicial única para todo el territorio estatal. Sin embargo, dentro de este tipo de Estado existen comunidades que no forman Estados soberanos y que tienen un derecho privado propio. Dada la unidad del poder soberano, cuya organización judicial es única en el Estado, no se plantean en estos casos problemas de competencia judicial internacional ni de validez de resoluciones dictadas por tribunales de diferentes comunidades. Por tanto, solo se presentan problemas de determinación de derecho aplicable a las relaciones entre miembros de comunidades distintas dentro del mismo Estado.


 
Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |