Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/CRÓNICAS
2016, Año Internacional de las Legumbres
DICIEMBRE 2015
 
 
Conoce Enciclopedia
#FFFFFF
    ARTÍCULO      
 UN ALIMENTO CLAVE
Imprimir Enviar Guardar
 
Las legumbres son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal.

El año 2016 ha sido declarado Año Internacional de las Legumbres por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La decisión fue tomada en Nueva York el 20 de diciembre de 2013 por la Asamblea General del organismo que aprobó en sesión plenaria una resolución que fijaba este acontecimiento. El año conmemorativo será organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en colaboración con gobiernos y organizaciones no gubernamentales. Con el lema de Semillas nutritivas para un futuro sostenible, la ONU pretende crear conciencia de sus beneficios, promover su producción y comercio, y fomentar nuevos usos en toda la cadena alimentaria.

PRINCIPALES OBJETIVOS
El Año Internacional de las Legumbres 2016 tiene dos objetivos definidos: sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres y defender que dichas legumbres deben ser la base de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición de todo el planeta. El programa de actividades persigue además alcanzar una gran cantidad de ventajas: establecer conexiones a lo largo de toda la cadena alimentaria para aprovechar mejor las proteínas de las legumbres, aumentar la producción mundial de legumbres, utilizar de manera más racional la rotación de cultivos y enfrentarse a los retos que existen en el comercio de legumbres.

LA IMPORTANCIA DE LAS LEGUMBRES
Las legumbres son cultivos leguminosos anuales que producen entre uno y doce granos o semillas de tamaño, forma y color variables, contenidos dentro de una vaina, que se utilizan para alimento y forraje. Algunas de las más consumidas en el mundo son las lentejas, los garbanzos o las alubias, todas ellas parte esencial de la dieta humana desde hace siglos (restos arqueológicos hallados en Anatolia demuestran que la antigua producción agrícola de garbanzos y lentejas se remonta a 7000-8000 a.C.).

Las legumbres están repletas de proteínas. Contienen el doble de las que se encuentran en el trigo y tres veces más que las del arroz. También son ricas en micronutrientes, aminoácidos y vitaminas del grupo B, elementos clave de una dieta saludable. Se deben consumir como parte de una dieta saludable para combatir la obesidad y prevenir enfermedades como la diabetes, las afecciones coronarias y el cáncer. Además, las legumbres apenas dejan huella ecológica ya que su producción hace un uso muy eficiente del agua, en especial en comparación con otras fuentes de proteínas (por ejemplo, 1 kg de carne de vacuno cocida requiere 10 veces más cantidad de agua que 1 kg de lentejas), y tienen la propiedad de fijar el nitrógeno, lo que puede contribuir a aumentar la fertilidad del suelo sin recurrir a fertilizantes sintéticos que liberan gases de efecto invernadero y son perjudiciales para el medio ambiente.

Por otro lado, las legumbres son un cultivo fundamental para las comunidades más necesitadas de los países en desarrollo: constituyen el 75 % de la dieta media, en comparación con el 25 % de los países industrializados. Por tanto, suponen una alternativa económica a la proteína animal. Pese a todo, la FAO alerta de que el consumo de legumbres está disminuyendo de forma lenta pero constante, tanto en los países desarrollados como en desarrollo. Esto puede deberse, en parte, a la incapacidad de la producción de legumbres de mantener el ritmo del crecimiento demográfico. Para solucionarlo, se plantea la necesidad de adaptar las innovaciones científicas y tecnológicas para ayudar a mejorar el rendimiento en la producción de legumbres.

Asimismo, las legumbres son un cultivo de valor incalculable para los agricultores, porque pueden venderlas y también consumirlas a nivel familiar. Esto permite a los campesinos mantener la seguridad alimentaria de sus hogares y genera estabilidad económica. Además, usar legumbres para los cultivos intercalados y de cobertura facilita la biodiversidad agrícola y del suelo, manteniendo a raya las plagas y enfermedades nocivas.



Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |