Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/CRÓNICAS
Alerta por El Niño en las costas
latinoamericanas del Pacífico
SEPTIEMBRE 2015
 
 
Conoce Enciclopedia
#FFFFFF
    ARTÍCULO      
 UNA AMENAZA CLIMÁTICA
Imprimir Enviar Guardar
 
El Niño reduce las precipitaciones en algunas regiones, mientras que en otras las lluvias aumentan. (Foto: think4photop / Shutterstock.com).

El 7 de septiembre de 2015 la Organización Meteorológica Mundial (OMM) dio a conocer los resultados de un informe que asegura que en la zona tropical del océano Pacífico se está produciendo en la actualidad un episodio de El Niño muy fuerte, y se espera que todavía se intensifique más en los meses del verano austral. Según dicho informe, titulado El Niño/La Niña hoy, el episodio de El Niño de este año es el más intenso desde el acaecido entre 1997 y 1998, y se espera que sea uno de los más fuertes desde 1950. Además, el organismo prevé que la intensidad máxima de este episodio de El Niño se alcance entre octubre de 2015 y enero de 2016. Estos datos confirman las alertas que en los últimos meses se han producido en algunos países de América Latina, donde ya se pueden sentir los efectos de ese fenómeno climático, que aumentarán durante los próximos cuatro a ocho meses.

UNOS DATOS PREOCUPANTES
Esta advertencia se debe a que los expertos de la OMM han certificado el calentamiento de la superficie del mar en las zonas central y oriental del Pacífico tropical. Así, han confirmado que, en agosto de este año, las temperaturas de la superficie del mar ascendieron entre 1,3 y 2 ºC por encima de la media, lo que supera en un grado los umbrales habituales de El Niño. Los modelos utilizados apuntan a que las temperaturas se mantendrán al menos 2 ºC por encima de lo normal y que incluso podrían subir algo más.

Según los científicos de la OMM, la severidad del fenómeno de este año se debe a la combinación sin precedentes de la influencia ecuatorial de El Niño con la disminución del hielo marino y el manto de nieve en el Ártico. Esto se traducirá en fuertes precipitaciones e inundaciones en numerosas regiones de América Latina, Asia y Oceanía, así como en episodios de sequías en otras zonas de estas mismas regiones.


¿QUÉ ES EL FENÓMENO DE EL NIÑO?
El Niño es un fenómeno climático cíclico que se produce a causa del calentamiento anómalo de las aguas del Pacífico oriental ecuatorial. En condiciones normales, los vientos alisios trasladan las aguas cálidas de la zona del Pacífico oriental hacia la vertiente occidental, y son sustituidas por las aguas más frías de la corriente de Humboldt. Esto equilibra el tiempo a ambos lados del Pacífico en el verano austral.

No obstante, cada tres u ocho años se produce una irrupción ocasional de la circulación de estas aguas superficiales cálidas junto a la costa de los territorios de Perú y Ecuador, debido a inestabilidades en la presión atmosférica que provocan la desaparición de los vientos alisios y la concentración de aguas cálidas en la zona oriental. Todo ello produce un caos climático en la zona intertropical ecuatorial, sobre todo lluvias torrenciales en la región costera del Pacífico en América del Sur.

El nombre de El Niño fue utilizado por primera vez por los pescadores del puerto de Paita, en el norte de Perú, quienes observaron que las aguas aumentaban su temperatura durante la época de las fiestas navideñas (de ahí la referencia al Niño Jesús) y los bancos de peces desaparecían de la superficie oceánica.

En la mayoría de los casos, al fenómeno de El Niño le sucede otro de naturaleza similar: La Niña. En este caso, los vientos alisios soplan con tanta fuerza que causan la acumulación de grandes volúmenes de agua caliente en la zona de Asia y Oceanía, además de la bajada de temperatura en la zona occidental. Este fenómeno provoca grandes lluvias en toda el área del Sudeste asiático y Oceanía, así como amplias sequías en Sudamérica.


PRIMEROS PROBLEMAS EN AMÉRICA LATINA
Los datos publicados por la OMM confirman las alertas que se habían disparado semanas atrás en países como Perú, Ecuador y Colombia. En Perú, a finales de agosto el científico Ken Takahashi, coordinador técnico del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño (ENFEN), el órgano estatal especializado en el tema, aseguró que El Niño estaba amenazando 14 regiones peruanas desde el mes de julio. Asimismo, el experto alertó de que, en diciembre, cuando llegue el verano a Perú, la temperatura del mar podría alcanzar los 26 ºC; esto crearía una densa capa de humedad y el ascenso violento del aire frío en la costa peruana, lo que podría desatar lluvias extremas, inundaciones y deslizamientos de tierra. Además, este aumento de temperatura también afectaría al volumen de pesca ya que el calor altera los ciclos de reproducción de muchas especies de peces.

También a finales de agosto, el director del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño (CIIFEN) en Ecuador, Rodney Martínez, confirmó la severidad del fenómeno de este año, y advirtió de que se estaban registrando importantes sequías en el norte de América del Sur, Centroamérica y el Caribe, mientras que se producían lluvias en amplias zonas del norte de Perú, en la zona central de Chile y en la frontera entre Paraguay, Uruguay y Argentina. Además, adelantó que su organismo prevé que el máximo nivel de El Niño se alcanzará entre los meses de noviembre de 2015 y enero de 2016.

Por último, a finales de septiembre el ministro colombiano de Vivienda, Luis Felipe Henao, informó de que un total de 210 municipios de Colombia estaban sufriendo racionamiento de agua y otros 300 más estaban en riesgo de desabastecimiento a causa del fenómeno de El Niño. El político afirmó que el actual fenómeno de El Niño era el más grave que había atravesado el país en los últimos 50 años y que afectaba a 21 de los 32 departamentos del país, entre ellos La Guajira, que había dejado de recibir agua en un 78 %; Magdalena, con un índice de desabastecimiento del 54 %; y Atlántico, con un 48 %.



Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |