Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/CRÓNICAS
Fracking, ¿una forma nociva de extraer gas?
ENERO 2015
 
 
Conoce Enciclopedia
#FFFFFF
    ARTÍCULO      
 UNA TÉCNICA EN ENTREDICHO
Imprimir Enviar Guardar
 
El 5 de enero de 2015 se publicó en la revista estadounidense Bulletin of the Seismological Society of America (BSSA) un informe realizado por científicos de la Miami University de Ohio que afirmaba que los terremotos registrados en marzo del año anterior en el estado de Ohio se debieron a la extracción de hidrocarburos mediante la técnica del fracking. Unas semanas antes, el gobierno del estado de Nueva York había decidido mantener la prohibición de esta técnica por motivos medioambientales y de salud pública. Estas noticias han encendido el debate mundial respecto a los riesgos de esta práctica, muy cuestionada por amplios sectores públicos y por asociaciones ecologistas.

LOS TERREMOTOS DE OHIO
La cadena de terremotos estudiados tuvo lugar entre el 4 y el 12 de marzo de 2014 en diversas localidades del municipio de Poland, en Ohio. Entonces, la red de estaciones sismográficas The Transportable Array detectó un total de 77 terremotos con magnitudes que variaron entre 1 y 3 grados en la escala de Richter. La población solo sintió el de mayor magnitud de todos. Cinco de estos seísmos (los de mayor dimensión, entre 2,1 y 3 grados) se registraron a un kilómetro del lugar en el que la compañía Hilcorp Energy llevaba a cabo una extracción de gas y petróleo mediante este procedimiento.

Los científicos responsables del estudio han asegurado que la perforación del subsuelo realizada durante el fracking activó una falla desconocida. De hecho, el desconocimiento de todas las fallas del subsuelo es uno de los principales problemas de esta técnica, según los autores del estudio. Estas conclusiones coincidieron con las primeras hipótesis vertidas por el Departamento de Recursos Naturales de Ohio, que solo un mes después de los seísmos señaló como posible causa a los trabajos de perforación de Hilcorp Energy.


¿QUÉ ES EL FRACKING?
Con el término inglés fracking se conoce una técnica cada vez más utilizada para facilitar la extracción de hidrocarburos (gas y petróleo): la fracturación o estimulación hidráulica. Este procedimiento se basa en la perforación en el subsuelo de un pozo vertical hasta llegar a los 2.500 m de profundidad. Entonces, el taladro de perforación se gira 90° en sentido horizontal para continuar penetrando entre 1.000 y 3.000 m de longitud más. Después, se inyecta en el terreno perforado agua a presión mezclada con algún material aglutinante (casi siempre agua con arena y productos químicos), con el objetivo de agrandar las fracturas existentes en las rocas que puedan contener el gas o el petróleo y así favorecer su salida hacia la superficie. Conocida en Estados Unidos desde el s. XIX, aunque aplicada en la industria por primera vez en 1949, esta técnica fue desarrollada y perfeccionada con finalidades comerciales por el ingeniero industrial estadounidense George P. Mitchell en la década de 1980. Hoy se usa en el 60 % de las extracciones de hidrocarburos.

BENEFICIOS DEL FRACKING
Los beneficios de la estimulación hidráulica son económicos y se derivan de las grandes masas de hidrocarburos previamente inaccesibles que pueden extraerse con este método. Esto ha facilitado un masivo uso del fracking en extracciones de todo el mundo, lo que ha propiciado un importante abaratamiento del coste de la energía y nuevos puestos de trabajo. Además, el fracking ha sido la principal razón de la supremacía de Estados Unidos (máxima potencia en su práctica) en el ámbito energético mundial. De hecho, en 2014 fue el mayor exportador neto de gas del globo, según el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) Perspectivas de la economía mundial.

CRÍTICAS MEDIOAMBIENTALES
No obstante, también se suceden las críticas contra esta técnica entre quienes consideran que conlleva un duro impacto medioambiental. Este se traduce en unos nada despreciables niveles de contaminación sonora, de acuíferos y de la atmósfera, además de un elevado consumo de agua, la contaminación en la superficie debida a vertidos y fugas de gas, y los posibles efectos en la salud derivados de ello. Además, los sectores críticos señalan el incremento en la actividad sísmica asociada a la inyección profunda de fluidos, un efecto que asume la industria de hidrocarburos, aunque lo considera poco relevante debido a la baja intensidad de estos seísmos.

LEGISLACIONES INTERNACIONALES
Este debate en torno al fracking se ha trasladado al ámbito de las legislaciones internacionales. En Estados Unidos, por ejemplo, las leyes son muy permisivas con esta práctica: las empresas de hidrocarburos pueden acogerse a cláusulas de exención del cumplimiento de las principales leyes federales sobre medio ambiente y al secreto comercial para no publicar el contenido exacto de los fluidos utilizados. No obstante, en Europa la situación cambia y las empresas que desean llevar a cabo proyectos de fracking encuentran duras barreras administrativas (prohibiciones y moratorias) y sociales (manifestaciones y acciones de protesta) debido al peligro medioambiental percibido.

Sin embargo, la tendencia de los últimos años es más permisiva, a pesar de algunas negativas o moratorias a su uso notorias, como los casos de Francia, Bulgaria, República de Irlanda, Rumanía o República Checa. Así, algunos países europeos han aprobado la suspensión de moratorias y la aprobación de regulaciones como en Reino Unido o España. Asimismo, en abril de 2014 el Parlamento Europeo en su Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental excluyó la obligatoriedad de que se hiciesen estudios de impacto ambiental para la exploración de gas con esta técnica, aunque dejó este criterio en manos de los estados miembros de la Unión Europea. Por último, en América de Sur, el país más permisivo es Argentina, una de las grandes potencias mundiales en reservas de gas.



Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |