Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/CRÓNICAS
Alarma por la desaparición de las abejas
DICIEMBRE 2014
 
 
Conoce Enciclopedia
#FFFFFF
    ARTÍCULO      
 LA POLINIZACIÓN EN PELIGRO
Imprimir Enviar Guardar
 
El 24 de noviembre de 2014 se publicó en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences un estudio realizado por un grupo de biólogos neerlandeses en el que se afirmaba que existe una relación directa entre el descenso de la diversidad floral y el declive de la población mundial de abejas. Este fenómeno ha sido en los últimos años materia de estudio para varios organismos internacionales y asociaciones ecologistas. Las investigaciones intentan dar una explicación a la disminución de las colonias de abejas para así evitar las graves pérdidas asociadas a la polinización que realizan estos insectos, necesaria para garantizar las cosechas de numerosos alimentos que consumimos a diario.

LOS EFECTOS DE LA AGRICULTURA MODERNA
Antes de la publicación del estudio neerlandés, la identificación de las principales causas del declive de las poblaciones de abejas se había basado en análisis especulativos. Con el objetivo de evitar estas especulaciones, los científicos evaluaron de forma empírica la importancia de una serie de factores propuestos como responsables de la disminución de abejas silvestres. Su conclusión fue que la pérdida de especies de plantas que hacen las funciones de huésped de estos insectos es uno de los principales factores que explican la disminución de las poblaciones de abejas en los Países Bajos. Esta reducción de la diversidad de plantas y árboles florales ha sido causada por las actividades de la agricultura moderna. Países Bajos es uno de los estados donde más ha crecido la agricultura en los últimos años (el 80% del territorio que era paraje natural a comienzos del siglo pasado ahora es tierra cultivada).

ESTUDIANDO LOS EJEMPLARES DE LOS MUSEOS
Para realizar este estudio, los biólogos analizaron muestras de ejemplares de más de 50 especies de polinizadores silvestres procedentes de varias colecciones de taxidermistas y de museos. El objetivo era analizar los restos de polen que contenían para averiguar de qué flores se alimentaban antes de que la agricultura se extendiera por casi todo el territorio neerlandés, sobre todo a partir de la década de 1950. Después, los investigadores compararon el polen de los insectos disecados con el de las especies actuales y así comprobaron que las abejas actuales con mayor peligro de desaparición son precisamente las que se alimentan de flores de plantas silvestres o semisilvestres que ahora escasean. Muchas de estas plantas eran usadas antiguamente como forraje para la ganadería o como base de las técnicas de barbecho.

En cambio, el informe señaló un dato esperanzador: las especies de abejas especializadas en las plantas rosáceas sí que habían proliferado. Estas plantas suponen una de las familias más cultivadas en el país, y comprenden tanto rosas como una gran variedad de flores, árboles frutales y muchas otras plantas ornamentales. De hecho, los Países Bajos son una potencia exportadora de rosáceas. Además, los responsables del estudio advirtieron de la necesidad de intentar mantener controlados a los múltiples agentes patógenos que causan plagas, reducir los pesticidas y gestionar mejor la agricultura intensiva.


EL SÍNDROME DEL COLAPSO DE LAS COLMENAS
El problema de la desaparición de las colonias de abejas se está abordando desde hace unos años por varios organismos. Ya en 2011 un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señaló que el fenómeno de la desaparición de las abejas (en especial, las domésticas o melíferas) se observaba sobre todo en los países industrializados del hemisferio norte: así, las colonias de estos insectos habían disminuido un 30 % en Estados Unidos y un 20 % en algunos países europeos. Este fenómeno se conoce como síndrome del colapso de las colmenas (CCD, por sus siglas en inglés) y se produce cuando hay una reducción abrupta de la cantidad de abejas obreras en una colmena. Desde entonces, las posibles causas estudiadas han sido muchas, la mayor parte de ellas de carácter sanitario o toxicológico: plagas de ácaros y parásitos, enfermedades de las abejas o uso de pesticidas. No obstante, también se han considerado como causas otros factores menos estudiados como el estrés de las abejas ante cambios del entorno o la utilización de transgénicos en la apicultura.

LOS EFECTOS EN LA AGRICULTURA Y LA ECONOMÍA
Según el PNUMA, si no se toman las medidas necesarias para frenar la desaparición de las abejas la producción mundial de alimentos podría verse afectada. La razón de esta trágica consecuencia se debe a que de las cien especies vegetales que proveen el 90 % del alimento del mundo, más de 70 son polinizadas por abejas. Por tanto, sin abejas no se puede producir de forma natural la polinización que permite cosechar una gran parte de nuestros alimentos. Además, esto supondría una crisis económica mortal del sector agrario: por ejemplo, los cultivos que dependen de la polinización en Estados Unidos están valorados en 14.000 millones de dólares.

Por otro lado, según un informe de 2013 de Greenpeace España, sin la polinización entomófila (es decir, la realizada por insectos), cerca de un tercio de los cultivos que consumimos tendrían que ser polinizados por otros medios o producirían una cantidad de alimento menor. Además, disminuiría la productividad hasta un 75 % de las cosechas. Por último, según esta asociación ecologista, el cálculo más reciente del beneficio económico global de la polinización sería de unos 265.000 millones de euros, correspondientes al precio de las cosechas que dependen de la polinización natural.



Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |