Nuevo usuario?
Regístrate
 
PlanetaSaber
 
ENTENDER EL MUNDO/CRÓNICAS
Inauguran el telescopio ALMA
ABRIL 2013
 
 
Conoce Enciclopedia
#FFFFFF
    ARTÍCULO      
 EN BUSCA DE LOS SECRETOS
DEL UNIVERSO
Imprimir Enviar Guardar
 
Antenas del telescopio ALMA bajo un cielo estrellado. Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), ESO/C. Malin (christophmalin.com).
El 13 de marzo de 2013, se inauguró en el desierto chileno de Atacama el radiotelescopio ALMA (sigla de Atacama Large Millimeter/ submillimeter Array) durante una ceremonia oficial presidida por el jefe de Estado de Chile, el presidente Sebastián Piñera. Al evento, que fue retransmitido en directo desde la página web del observatorio, también asistieron el director de ALMA, Thijs de Graauw, y varios representantes de los socios internacionales de ALMA, como el director de la Fundación Nacional de Ciencia de los Estados Unidos, Subra Suresh, y el viceministro de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón, Teru Fukui. Este acto significó el punto final de la instalación de todos los sistemas principales del telescopio gigante después de casi una década de preparaciones y labores de construcción. El observatorio fue concebido como tres proyectos independientes en Europa, Estados Unidos y Japón en la década de 1980, que se fusionaron en uno en la década de 1990. La construcción comenzó en el año 2003. El coste total de la construcción de ALMA ha sido de unos 1.100 millones de euros.

En su intervención, el presidente Piñera señaló la importancia del cielo nocturno de Chile para la observación astronómica y la contribución de la ciencia en el desarrollo del país en los últimos años. Por otro lado, Graauw señaló que ALMA es el telescopio milimétrico-submilimétrico más avanzado que existe en el mundo, superando a todos los observatorios previos, y que las posibilidades que ofrece a los astrónomos pueden resultar definitivas en los hallazgos futuros de la ciencia astrofísica.


DATOS TÉCNICOS Y OBJETIVOS DE ALMA
ALMA es una instalación astronómica internacional, nacida de la colaboración entre varios organismos como el Observatorio Austral Europeo (ESO), el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO) de Estados Unidos, el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC), el Consejo Nacional de Ciencia de Taiwán (NSC) y el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ), en cooperación con el gobierno de Chile. Su origen se encuentra en una fusión de ideas, cuyas raíces se hallan en tres proyectos astronómicos previos: el Millimeter Array (MMA) de los Estados Unidos, el Large Southern Array (LSA) de Europa y el Large Millimeter Array (LMA) de Japón.

Ubicado en el llano de Chajnantor en Atacama, a 5.000 m de altitud, el radiotelescopio ALMA está constituido por 66 antenas de alta precisión (54 de 12 m de diámetro y 12 de 7 m de diámetro). Todo este entramado de antenas funciona como un único telescopio gracias a la técnica de la interferometría. Esta técnica se basa en recoger una señal proveniente del cielo usando dos o más antenas y combinarlas para analizar la señal y así obtener información sobre la fuente de la emisión (ya sea una estrella, un planeta o una galaxia). Al combinar ondas de radio capturadas por dos o más antenas, es posible obtener imágenes de altísima precisión.

Capaz de observar el universo detectando un rango de luz invisible para el ojo humano, el objetivo de ALMA es mostrar detalles antes nunca revelados del nacimiento de las estrellas, de galaxias jóvenes en el universo temprano y de planetas formándose alrededor de soles lejanos. También podrá descubrir y medir la distribución de las moléculas (muchas de ellas fundamentales para la vida) que se constituyen en el espacio interestelar.


UN LUGAR ESTRATÉGICO
El desierto de Atacama es una de las ubicaciones más curiosas y extremas de la geografía mundial. Considerado como uno de los lugares más secos de la Tierra (el promedio de la precipitación anual es de 100 mm), se expande sobre un área de 132.000 km2, limitada al este por la cadena principal de los Andes y al oeste por la cordillera Domeyko. Este desierto se compone de cuencas de sal (salares), arena y flujos de lava, y tiene más de 20 millones de años de antigüedad. La porción más seca de esta región está situada al sur del río Loa y al oeste de la cordillera Domeyko, cerca de San Pedro de Atacama y Toconao, pueblos ubicados a una distancia muy corta del ALMA. Asimismo, volcanes de gran tamaño dominan el paisaje, como Licancabur, Acamarachi, Aguas Calientes y Láscar. Este último es uno de los volcanes más activos de Chile.

La razón de la sequedad del desierto se debe a la acción conjunta de la corriente fría de Humboldt y el anticiclón del Pacífico. Esta sequedad limita la proliferación de la vida en el lugar. En 2003, un equipo de investigadores publicó un artículo en la revista Science titulado “Suelos tipo Marte en el desierto de Atacama, Chile, y el límite seco de la vida microbiana”, donde recogieron los resultados de una curiosa investigación. Los autores habían realizado en Atacama las mismas pruebas utilizadas por las sondas Viking 1 y Viking 2 para detectar vida en Marte, y no pudieron descubrir ningún indicio de actividad vital en el suelo del desierto. De hecho, la región puede ser única en la Tierra en este aspecto.

En definitiva, debido a su sequedad (que permite que las señales de radio no sean absorbidas por el agua de la atmósfera), su gran altitud (con puntas de hasta 5.000 m), la cobertura de nubes casi inexistente y la escasez de contaminación lumínica e interferencias de radio de las ciudades cercanas, el desierto de Atacama es uno de los mejores lugares en el mundo para llevar a cabo observaciones astronómicas.



Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |